Elliott Smith

Sonidos acústicos y canciones conmovedoras 

“No tengo ninguna meta como compositor – aparte de mostrar cómo se siente ser persona”

Mejores Discos
Elliott Smith (1995)
Either / Or (1997)
XO (1998)
Figure 8 (2000)
An Introduction to Elliott Smith (2010) – (Disco de recopilación de las canciones más destacadas)

 

ARTISTA MINIMALISTA

Elliott Smith cumple con la lista de requisitos que todo poète maudit debe tener: talentoso pero inseguro de su talento, divertido y alegre pero a la vez deprimido y deprimente. Finalmente, logró tener el reconocimiento de la crítica al mismo tiempo que cayó en una espiral de drogas y depresión que finalmente lo llevaron a la tumba antes de los 35 años. 

Su legado llegó hasta nosotros por el medio más simple posible: una guitarra acústica ejecutada sin adornos pero con maestría y una voz sosegada, afable y melodiosa que canta letras poéticas que dejan traslucir melancolía y tristeza.  Elliott Smith suena a veces como un John Lennon que nunca hubiese encontrado a los otros Beatles y habría terminado cantando en solitario obras acústicas sin la pulida producción de George Martin y el soporte de la EMI. 

Steven (su verdadero nombre) Smith nació en Nebraska, creció cerca de Dallas, Texas, con su madre y un padrastro quien aparentemente lo maltrataba.  Cansado de su vida en Texas, en su adolescencia se mudó a Portland, Oregon, donde vivió con su padre hasta terminar con honores la escuela secundaria.  Optó por estudiar las carreras de filosofía y ciencias políticas al otro lado de los Estados Unidos, en Hampshire College de Massachusetts, donde comenzó a adoptar el nombre de Elliott (nunca de forma legal, solo como apodo)  Regresó a Portland, donde se empezó a dedicar a la música por completo, primero como miembro de la banda grunge “Heatmiser” y luego, poco a poco, como solista, acompañado casi exclusivamente de su guitarra, lo que quedaría establecido como su sonido distintivo.

DEBUT ACLAMADO 

El primer disco trascendente del cantautor estadounidense es el homónimo “Elliott Smith” lanzado en el año 1995 por la disquera independiente “Kill Rock Stars”.  Es un disco de instrumentación mínima, donde la guitarra de Smith tiene solo suaves y ocasionales acompañamientos de otros instrumentos o coros.  Este disco nos presenta canciones de una gran belleza y si bien es calmo y relajante musicalmente hablando, los temas de las canciones son por lo general melancólicos y  muchas veces desconcertantes.  En este disco está una de las canciones más conocidas de Elliott Smith: “Needle in the Hay”, la misma que fue utilizada con gran efecto dramático en una de las mejores escenas de la película del director Wes Anderson, “The Royal Tenenbaums” (2001)

Merece la pena resaltar la muy interesante portada de este disco, la misma que presenta una foto en tonos azules y verdes donde dos siluetas humanas aparecen saltando y cayendo de un edificio. 

Portada del disco de 1995, el auto titulado “Elliott Smith”

 

“EITHER/OR” Y “XO” LOS DISCOS CONSIDERADOS COMO SUS OBRAS MAESTRAS

En 1997, Elliott Smith lanzaría su álbum “Either/Or” el mismo que lo llevó de ser un artista poco conocido a ser un artista un poco más conocido.  Este álbum, que para muchos es el mejor de Smith, es en efecto una excepcional obra de arte, uno de los mejores discos de los años noventas y de todos los tiempos, donde cada una de las canciones es una pequeña obra de arte ejecutada con la minimalista combinación de voz y guitarra.

“Either/Or” vino poco antes de uno de los eventos que impactaron más la carrera del cantautor, como fue su nominación para el Oscar de 1998 por su canción “Miss Misery” la misma que fue utilizada en la película “Good Will Hunting”.  En la entrega de los premios Oscar de 1998, Elliott Smith se presentó cantando esta canción y si tienen tiempo de ver esta presentación en youtube, les recomendaría por dos razones, una porque la canción es muy bonita y muy bien ejecutada, pero también porque es contradictorio y casi irreal ver a un Elliott Smith con un traje blanco que le prestaron para la ocasión frente a todas las estrellas de Hollywood. Smith, que es posiblemente lo más anti Hollywood del mundo, se presentó con dignidad, a pesar de que era ya por todos conocido que Celine Dion tenía más que asegurado el Oscar con su “My Heart Will Go On” de la mega producción “Titanic”. 

Bien o mal, con la atención generada por su nominación al Oscar, Elliott Smith logró entrar en el radar musical de mucha más gente, de productores musicales y de sellos discográficos.  Para su siguiente disco “XO”, Smith estaba ya contratado por la disquera “Dreamworks Records”, sello propiedad de los peso pesados del mundo del entretenimiento: Steven Spielberg, David Geffen y Jeffrey Katzenberg.  “XO” es para muchos incluso superior a “Either/Or” y contiene canciones que son más ornamentadas que las de los discos anteriores, sin que por ello se pierda la simpleza tan atractiva y característica del trabajo del compositor. Su contacto con “Dreamworks” sirvió para que un excelente cover de Smith de la canción “Because” de Los Beatles fuera incluido en los créditos finales de la brillante película “American Beauty” de 1999. 

FIGURE 8 Y LOS PROBLEMAS SE HACEN MAYORES

En el año 2000, Smith publicó su disco “Figure 8” el mismo que muestra en la portada al artista frente a una pared pintada en tonos blancos, negros y rojos. Esta pared está localizada en los exteriores de la tienda “Solutions Electronics” en el número 4334 de West Sunset Boulevard, Los Ángeles, dirección que con el tiempo, se ha convertido en un sitio de peregrinación y “altar pop” para los aficionados a Elliott Smith.  “Figure 8” para muchos, no superó en calidad artística a sus dos predecesores y esto al parecer afectó un poco a Smith, quien vio que no podía seguir progresando.  “Figure 8” sería el último álbum que el compositor publicó durante su vida.  La tibia recepción de su trabajo sin duda puso un poco más de stress lo que pasaba en la vida personal y la psiquis de Elliott Smith en este tiempo. 

Elliott Smith, en 1998

 

El artista siempre había manifestado inconformidad con una infancia que consideraba traumática y en su vida adulta siempre fue muy inseguro y tenía miedo de ser considerado un tipo raro.  Estos temas se habían dejado ver en algunas de sus canciones, pero con el tiempo, lo que fue un tímido asomo de insatisfacción se fue transformando en problemas cada vez más graves, incluso con ataques de paranoia. 

En 1997, Smith se mudó a Nueva York a fin de cambiar de ambiente y experimentar la vida mítica y el arte plástico de la ciudad, pero es aquí donde también incrementó su consumo de alcohol y empezó a consumir heroína.  Esto le produjo incapacidad para cumplir con su trabajo y dificultad para relacionarse con las personas de manera aceptable.  Smith poco a poco empezó a tener problemas en sus conciertos, donde no podía ejecutar bien sus canciones y llegó a tener roces con la ley por un sinfín de razones.  En este punto, su estado era tan calamitoso que muchos de sus conocidos o aficionados empezaron a predecir que, a ese paso, no le debía quedar mucho tiempo. 

MUERTE, LEGADO Y MITO

Entre los años 2000 y 2003 Elliott Smith se mantuvo dando conciertos, luchando contra sus adicciones y problemas psicológicos y pasando por una serie de altibajos.  Su muerte finalmente se produjo en Octubre del 2003, a causa de dos heridas de cuchillo auto infringidas en circunstancias aun no muy claras y luego de haber tenido una discusión con su novia.  Esto por lo menos es lo que dijo el reporte policial.

Un año después de su muerte se publicó el álbum “From a Basement on a Hill” (2004), el mismo que incluye las canciones en las que Smith había estado trabajando.  Este álbum también obtuvo buenas críticas y alcanzó mayor popularidad que sus predecesores por el interés (clásico caso de necrofilia relacionada con artistas) que la muerte de Smith generó en el público.  “From a Basement on a Hill contiene canciones mucho más elaboradas y con muchos más instrumentos que los discos anteriores.  Como ejemplo se puede mencionar a “Pretty (Ugly Before)” que es una de las canciones más bonitas de Elliott Smith. 

Tras la muerte de Smith, sus trabajos se han vuelto cada día más apreciados y su imagen ha ido creciendo como un músico de culto.  Nos queda su legado de varios excelentes discos y una de las obras acústicas y poéticas más interesantes en la historia del rock.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s