Rodríguez

Poeta perdido (y afortunadamente encontrado) del rock

“Soy un músico político, canto sobre asuntos sociales, no sobre cosas de chico y chica” Sixto Rodríguez

“Solo súbete a mi música y mis canciones te liberarán”  – Sixto Rodríguez 

 

Mejores Discos

Cold Fact (1970)

Coming From Reality (1971)

Searching For Sugarman (Banda Sonora de la película del mismo nombre) (2012)

 

Hace 3 semanas estaba buscando discos en una tienda, cuando de repente escuché por los parlantes una canción que empezaba con una guitarra acústica de aire folk y luego una voz, que con un estilo vagamente similar a Bob Dylan cantaba esto:

“Cause I lost my job, two weeks before Christmas”

“And I talked to Jesus at the sewer and the Pope said it was none of his God-damned business…”

Traducción:

“Porque perdí mi trabajo dos semanas antes de Navidad”

“Y hablé con Jesús en la alcantarilla y el Papa dijo que no era de su maldita incumbencia…”

Por alguna razón estas primeras líneas, la voz, la guitarra y el resto de la canción me golpearon como dijo Maradona “como una trompada de Muhammad Alí”  Luego de escuchar toda la canción y dos más igual de buenas, me acerqué al mostrador y averigüe que el autor de las mismas era un tal Rodríguez, y que un documental sobre él estaba siendo proyectado ese momento en el cine. Pregunté al tipo del mostrador si había visto la película y me dijo que no todavía, pero un señor de unos 50 años se unió a la conversación y nos dijo que la película era EXCELENTE y que teníamos que verla, así que esa noche fui al cine para sacarme la curiosidad.

Luego de ver el documental llamado “Searching for Sugarman” creo que es posiblemente la película relacionada con música más interesante que he visto, y la historia de Rodríguez es una de las historias más inusuales que debe haber en el ya de por si inusual mundo de la música.  No voy a hablar de cómo va todo el documental, para no aguarle la experiencia a nadie, pero pienso que es un clásico instantáneo e imperdible y voy a aprovechar estas líneas para darles un pequeño adelanto.

“Searching for Sugarman” cuenta la historia de Sixto Rodríguez, también conocido como Jesús Rodríguez, o simplemente como Rodríguez desde los testimonios de varios aficionados a la música en Sudáfrica, los mismos que nos cuentan que este artista es tan popular en ese país como Elvis es en los Estados Unidos.

La historia comienza allá por 1969, cuando dos ejecutivos de una pequeña disquera de Detroit recibieron la llamada de un amigo indicando que en un pequeño bar de esa ciudad, había un cantautor que componía las mejores canciones folk que cualquiera se podría imaginar.  Interesados, fueron hasta este sitio alejado y marginal, y vieron entre penumbras y humo a un hombre que cantaba y tocaba la guitarra de espaldas al público, pero que producía canciones de tal contenido y belleza que los dos ejecutivos le ofrecieron un contrato de grabación en ese instante.

Rodríguez grabó su primer disco “Cold Facts” (1970), pero el mismo no tuvo ningún éxito de ventas en los Estados Unidos.  Luego grabó un segundo disco, “Coming From Reality” (1971), que tampoco causó ningún éxito.  La canción de la que hablé al inicio de este artículo es la última de su segundo disco.  Dos semanas antes de la Navidad de 1971, la compañía disquera llamó a Rodríguez para informarle que su contrato había sido cancelado debido a la falta de ventas.  ¡Qué amarga coincidencia!

Foto de la portada de Cold Facts, primer disco de Rodríguez, en 1970.

Ahora viene lo más interesante: por alguna razón que nadie sabe, alguno de los discos de Rodríguez llegó a Sudáfrica.  Se cree que una estudiante estadounidense de intercambio lo llevó consigo y las canciones gustaron a sus compañeros.  Primero en base a copias en cassette y luego, cuando se popularizó más, con discos de Rodríguez hechos en Sudáfrica, sus trabajos se volvieron tan famosos, que los entrevistados nos cuentan que en los años setenta, si uno iba a cualquier casa, uno seguro encontraría en la colección de discos el “Abbey Road” de Los Beatles, el “Dark Side of the Moon” de Pink Floyd y alguno de los dos discos de Rodríguez.

Las canciones del cantante estadounidense de padres mexicanos hablan de igualdad y del respeto a los derechos humanos, por lo que gustaron entre la minoría blanca de Sudáfrica, la misma que estaba mayoritariamente en contra del Apartheid.  Esta calidad subversiva de las letras de Rodríguez fue algo que caló hondo en las mentes progresistas de ese país que estuvo dominado hasta finales de los 80´s por un gobierno de ideas anacrónicas y racistas.  Según una persona sudafricana que conocí hace poco, la trascendencia de Rodríguez es tal que hay mucha gente en ese país que se sabe cada una de las palabras de cada una de las canciones de este artista.

Siguen las cosas interesantes:  muchas de las entrevistas y testimonios incluidos en la película nos llevan hasta principios de los noventas, época en la que aun no se popularizaba el internet.  Los máximos aficionados a Rodríguez no sabían nada de la vida de su ídolo y solo tenían como referencia la portada del disco, donde no se mencionaba nada de la vida del artista, ni de dónde venía, ni en dónde vivía, etc.

Foto utilizada para la portada de “Coming From Reality”, el segundo y último disco de Rodríguez en 1971.

Debido a esta falta de información, empezaron a circular leyendas urbanas sobre el destino de Rodríguez y sobre las extrañas circunstancias de su muerte.  Según los testimonios en la película, se rumoraba que tras ser despedido por su compañía disquera y al ver una mala reacción del público después de un concierto, el artista, que ya estaba deprimido, quiso despedirse de forma dramática, y aquí hay dos variantes de la historia. La primera dice que se dirigió al fondo del escenario, tomó un recipiente lleno de gasolina, se dirigió de vuelta al frente del público, vertió el combustible sobre su cuerpo, prendió un fósforo y se auto incineró ante la mirada atónita de los asistentes al concierto.  La segunda versión dice que tras su concierto mal recibido guardo su guitarra en el estuche, sacó un revolver del mismo estuche, tomo el micrófono, dijo que ya tenía suficientes decepciones en su vida y se disparó en la cien, cayendo fulminado frente a un público incrédulo y absorto.

No voy a contar más sobre el documental, y si quieren disfrutarlo de mejor manera, les recomiendo que no busquen más información de Rodríguez hasta ver la película.

Pasando del documental a la música de Rodríguez, es sin duda uno de los grandes redescubrimientos musicales de los últimos tiempos.  Sus canciones son muy sentidas y tienen letras inteligentes que hablan de temas relevantes.  Su poesía es conmovedora y la instrumentación es sencilla pero efectiva por lo que logra transmitir su fuerza de una forma económica y simple.  Los estilos son mayoritariamente folk, pero hay también una porción de rock sicodélico suave y algunos tonos de jazz. Rodríguez nos habla en sus canciones sobre la realidad de vivir en los barrios pobres y problemáticos de una gran ciudad industrial de los Estados Unidos y también de cómo tratar de salir adelante, generalmente en base a esfuerzo personal.

Hoy en día, tras el éxito del documental y con el resurgimiento de la música de Rodríguez, la gente se pregunta porque no se convirtió en el éxito que debió haber sido.  Mucha gente asegura que sus canciones están a la misma altura que las de Bob Dylan.

Algunas de las razones para su falta de éxito es que la disquera distribuyó sus discos solo en radios AM (que en los setentas se dedicaba a tocar los éxitos del momento) y no en las radios FM (que en los setentas eran las estaciones de música de vanguardia)

Es reconfortante encontrar de vez en cuando un tesoro escondido, y recomiendo a los aficionados a la música que vean el documental sobre Rodríguez y oigan su música.  Es interesante ponerse a pensar ¿cuántos tesoros escondidos habrán todavía por ahí?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s