The B 52’s

THE B-52’S: ROCK FIESTA DE GARAGE

Por Santiago Silva Cordero

Todos dicen que somos una banda de fiesta. Pero, en realidad, somos bastante nostálgicos.”

“Creo que nuestra música era muy original, nuestras melodías eran tan extrañas. Apostábamos por lo inusual e incluso lo disonante. Éramos distintos. Veníamos del espacio exterior.”

Cindy Wilson  (Diario “La Segunda” de Chile) julio 25 / 2013

P.: Para el tour actual The B-52’s es promocionada como la mejor banda de fiesta del mundo. Después de casi 40 años juntos, cómo pueden todavía mantenerse de fiesta?

R.: “El secreto es no hacer fiesta después del show, sino hacerla durante el propio show, obteniendo realmente la energía de la audiencia. La banda tiene una dinámica como una familia, todavía nos hacemos mutuamente reir… y llorar”

Kate Pierson   –  Agosto / 2013

DISCOS MÁS IMPORTANTES:
The B-52’s (1979)
Wild Planet (1980)
Whammy! (1983)
Cosmic Thing (1989)

Los aviones Boeing modelo B 52, bombarderos que formaron parte de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, dieron nombre a un tipo de peinado femenino en boga en los años 50 y parte de los 60, debido a su similitud con la parte delantera del tronco de esos aviones. Esta agrupación ícono de la música New Wave, conformada en 1976 en la ciudad de Athens, Estado de Georgia, EE.UU., decidió tomar el nombre de este peinado que fue usado por sus integrantes mujeres, la vocalista y tecladista Kate Pierson (Weehawken, New Jersey-1948); y la vocalista y guitarrista Cindy Wilson (Athens, Georgia-1957). La agrupación se completa con el hermano de Cindy, el guitarrista Ricky Wilson (Athens, Georgia-1953 / New York, New York-1985); el tecladista y vocalista Fred Schneider III (Newark, New Jersey-1951); y, el baterista Julian Keith Strickland (Athens, Georgia-1953).

Los cinco integrantes del grupo. Nótese a Kate con su estrambótico peinado b 52

Los cinco integrantes del grupo. Nótese a Kate con su estrambótico peinado b 52

PRIMEROS PASOS Y ÉXITO CASI INMEDIATO
Inician su recorrido por el mundo de la música con una propuesta excéntrica y muy divertida, entre el punk, ritmos bailables con sintetizadores, la ciencia ficción y el arte pop, interviniendo en la escena punk de New York, -cuya influencia se nota principalmente en sus dos primeros álbumes- tocando en bares y locales underground de tercera -especialmente en el “lower east side” de dicha ciudad- entre los que sobresalen el Max’s Kansas City y el famoso club CBGB, antro bastión del punk rock reconocido porque en él comenzaron a tocar y fueron descubiertas bandas como The Ramones, Blondie, The Damned, Talking Heads, The Dictators, Television, Richard Hell & The Voidoids, entre muchos otros.

The B52's 2

Pero el fenómeno punk, al igual que muchos otros que ha dado la música rock, fue solo una nube de verano y la mayor parte de sus artistas siguieron evolucionando hasta llegar a lo que posteriormente se dió en llamar new wave. Los B-52’s (que nunca fueron punks ni mucho menos) abrieron el camino de esta evolución. El público y la crítica los acogieron con los brazos abiertos y se dieron cuenta que su propuesta calzaría muy bien en ese ambiente mezcla de Andy Warhol y The Ramones, por lo que poco después en el año 1979 lanzan al mercado con la producción de Chris Blackwell -dueño del sello discográfico Island Records- su álbum debut epónimo de punk-newwave,[1] que inmediatamente se convierte prácticamente en un fenómeno social en el que comentaristas hallaron la música del futuro, el signo de un cambio de época, prediciendo el paso a la sociedad de la imagen. El grupo se convirtió en uno de los más solicitados y favoritos en la naciente cadena musical MTV, ganando en 1986 un disco de platino por ventas de este su primer álbum que contiene tres grandes singles: Planet Claire, Rock Lobster y 52 Girls.[2]

Con su segundo álbum Wild Planet de 1980, en el que sobresalen la discotequera Party Out of Bounds, la saturada de fuerza punk Strobe Light, la emocional y magistralmente cantada por Cindy Give Me Back My Man y ese monumento a la new wave llamado Private Idaho, The B-52’s terminó por posicionarse con tan sólo dos álbumes, como el paradigma del estilo, las letras y la imagen de la escena músical alternativa del momento.

Luego de Mesopotamia, álbum producido por David Byrne (líder y vocalista de la banda Newyorquina Talking Heads), editarían en 1983 el álbum Whammy! que además de la tierna y maravillosa Legal Tender, tiene un mayor acercamiento a los sonidos electrónicos, especialmente en temas como Whammy Kiss, Butterbean y Work That Skirt, de alguna manera adelantándose a las tendencias que prevalecerán posteriormente en el siglo XXI. Recuerdo que este álbum fue el segundo disco de vinilo en mi -en ese momento- exigua colección personal de discos (el primero fué el gran Oh, No! It’s Devo! de Devo). Compré un ejemplar -fabricado en Ecuador por Fediscos y distribuído por almacenes de música JD Feraud Guzmán (allá donde usted sabe..!)- que lo tengo en mis manos al momento de escribir este artículo. La euforia por haberlo adquirido y de escucharlo las primeras veces fue total. Inmensas emociones muy cercanas a la felicidad, inolvidables para un melómano en ciernes…

Entre los mejores trabajos musicales del grupo, merece mencionarse también el álbum Cosmic Thing de 1989, que seguramente fue el de mayor éxito comercial de la banda y el primero en ser lanzado después de la muerte de su guitarrista Ricky Wilson ocurrida tres años y medio antes aproximadamente. Cosmic Thing llegó a lo más alto de los charts de la revista Billboard, logrando un brillo new wave gracias a temas como Channel Z, Roam, Deadbeat Club y por supuesto, el primero de todos Love Shack.

The B52's 3

TRABAJOS DE SUS MIEMBROS POR SEPARADO

Kate Pierson:

Seguramente su trabajo más importante fuera del grupo ha sido su participación en el año 2003 como vocalista principal, en el álbum tributo a John Lennon y Paul McCartney “From a Window: Lost Songs of Lennon & McCartney”, junto a Graham Parker y Bill Janovitz.

Kate también formó parte del multinacional grupo pop Nina formado en 1999, y ha realizado dúos y colaboraciones con numerosos intérpretes, siendo los más destacados con Iggy Pop en el tema “Candy” incluído en su álbum Brick by Brick; con el grupo también de Giorgia R.E.M., en los temas Shiny Happy People y Me In Honey incluídos en su álbum Out Of Time; y, con David Byrne y Fatboy Slim en la canción The Whole Man incluída en su álbum conjunto Here Lies Love.

Fred Schneider III:

Sobresalen sus dos álbumes como solista: Fred Schneider & The Shake Society de 1991 y especialmente Just Fred de 1996, este último con fuerte sonido de hard rock en algunos temas, y en otros con arrreglos propios del punk de esa década. Es un muy buen disco rayado a su estilo, en una faceta de rockero duro en la cual no lo conocíamos.

Es necesario acotar que The B-52’s nunca se ha separado formalmente como grupo. El trabajo en los proyectos antes mencionados y en otros de menor importancia, ha sido en períodos de receso o descanso temporal de las actividades del grupo. En los actuales momentos se encuentran en gira mundial y se presentarán en varios países de sudamérica en el próximo mes de octubre. Su último trabajo discográfico fué el álbum en concierto With The Wild Crowd! de 2011.[3]

CARACTERÍSTICAS Y TRASCENDENCIA
Generalmente los avances en la música pop se producen de forma casual. Algunas decenas o quizás cientos de intérpretes desarrollan sus propias ideas y de alguna manera, alguno de ellos sin que nadie sepa exactamente por qué razones, da en el clavo y se convierte en éxitoso, y enseguida muchos empiezan a imitarlo.

Algo de esto sucedió con los B-52’s, grupo en el que la personalidad artística excéntrica e histriónica de Fred Schneider permite que las historias de cada canción sean contadas y cantadas con una gran dosis de teatralidad, contagiando con esa forma de expresión a las vocalistas Kate y Cindy, lo cual lograría imprimir un sello dramático muy distintivo e identificativo del grupo, tanto en sus grabaciones en estudio como en sus presentaciones en vivo. Pocos son los intérpretes de música rock que han logrado conjuntar la teatralidad con sú música logrando excelentes resultados (el camaleón del rock David Bowie a la cabeza). The B-52’s lo consiguió plenamente a lo largo de toda su carrera.

Adicionalmente, la potencia y contundencia vocal de Cindy y especialmente de Kate (sumado al atractivo físico de ellas, a su glamour nada convencional y pasado de moda; y a que son multiinstrumentistas), llevaron a la banda con su estilo retro a la cumbre del éxito, al punto de ejercer una extraordinaria influencia en la década de los 80’s y llegando a ser un grupo de referencia innegable en los ambientes electrónico – bailables que seguirían desarrollándose en los siguientes años.

Alguien dijo que la música es un excelente vínculo para transportar los valores del momento. Pocos de los grandes intérpretes de la música rock lo han logrado, impregnando sus valores especialmente artísticos y culturales a sus obras. The B-52’s y unos pocos artistas más de la escena punk y post punk – newwave pudieron hacerlo.

[1] Álbum incluído en el puesto 152 en la lista de la revista Rolling Stone de los 500 mejores álbumes de todos los tiempos.
[2] En la letra de esta canción se mencionan los nombres de 25 chicas.
[3] Como datos curiosos señalar que The B-52’s aparece en la película The Flintstones (Los Picapiedra) de 1994, interpretando los temas The Bedrock Twist y (Meet) The Flintstones; e interpretan en un episodio de 1999 de la serie de televisión Los Simpson la canción Love Shack a manera de parodia bajo el título Glove Slap.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s