John, Paul, George y Ringo en sus etapas Post Beatles

Carreras en solitario definidas por un pasado imposible de superar 

“Antes de cruzar la calle, toma mi mano, la vida es lo que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes” … “Querido, querido, querido Sean”  – John Lennon, letra de “Beautiful Boy”

“Alguna gente quiere llenar el mundo con tontas canciones de amor, ¿Y que hay de malo en eso? Quisiera saber, porque aquí voy de nuevo: Te amooo, te amooo”  Paul McCartney, letra de “Silly Love Songs”

“El cielo se despejó, el día se aclaró, cerré mis ojos y mi cabeza tenía luz. Difícil de recordar el estado en que estaba, amnesia instantánea, del yang al yin” George Harrison, letra de “Blow Away”

Estaremos abrigados bajo la tormenta en nuestro pequeño escondite bajo las olas, descansando nuestras cabeza en el lecho marino, en un jardín de pulpos en la sombra”  – Ringo Starr, letra de “Octopus’s Garden” 

 

Mejores Discos

John Lennon: Plastic Ono Band (1970), Imagine (1971), Double Fantasy (2980)

Paul McCartney: McCartney (1970), Ram (1971), Band On The Run (1973), London Town (1978), Chaos and Creation In The Backyard (2005)

George Harrison: All Things Must Pass (1970), Concert For Bangladesh (1971), Cloud Nine (1987)

Ringo Starr: Sentimental journey (1970), Ringo (1973)

 

El sueño terminó.
El 10 de Abril de 1970, el tabloide inglés Daily Mirror salió a circulación llevando en su portada el titular “Paul is Quitting The Beatles” (Paul deja Los Beatles).  Para muchos era solamente un rumor al que tenían miedo de hacer caso, pero poco a poco el tiempo y los hechos empezaron a confirmar esta devastadora noticia y con ello la historia del mayor fenómeno cultural del último siglo llegaba a su fin.  Viendo en perspectiva, John Lennon posiblemente tenía algo de razón; los Beatles quizás nunca fueron más famosos que Jesús a nivel mundial, pero al menos en Inglaterra, Canadá, Japón, los países nórdicos y varios otros países desarrollados, sí habían llegado a ser más famosos que Jesús, pero más que nada más importantes y relevantes.  (Además que su vida también fue mucho más feliz que la del profeta nazareno, si se cree en lo que cuentan las truculentas historias de los evangelios)

Revolution
Lo más increíble cuando se habla de Los Beatles, es reparar que entre la grabación de su disco debut “Please Please Me”, de 1963 y el anuncio de la separación pasaron solamente 7 años y 19 días.  En esos 2575 días la música, el mundo, las costumbres y los valores habían cambiado de una forma tan espectacular como pocas veces se ha visto en la historia.

Recuerdo que cuando era pequeño, ni yo ni ninguno de mis amigos podíamos siquiera asociar las caras de la portada del disco “The Beatles 1967-1970” (Álbum Azul) con las caras del “Álbum Rojo” que los retrata en 1963.  Los Beatles habían tenido un cambio físico tan grande como los enormes cambios sociales de la década de los sesentas o como la enorme evolución que tuvo su música.

Básicamente nada en la historia del rock después de 1963 hubiera sido los mismo sin Los Beatles.  Todo hubiera sido diferente y muy seguramente hoy no estaríamos aquí leyendo esta nota. 

Tras revolucionar el panorama musical para siempre, y todavía en sus “veintes”, los cuatro ahora desocupados se vieron de repente enfrentados a la pregunta: “¿Y ahora qué?”.  

¿Qué más se puede hacer cuando ya has transformado la música popular hasta llevarla a terrenos nunca antes vistos, cuando ya has cambiado el mundo y la cultura del planeta para siempre?    

Realmente estas preguntas no fueron nada difíciles de responder. La respuesta fue simplemente seguir haciendo música ya que era su pasión, eran buenos para eso y no sabían hacer nada más.

Siguieron su camino, cada cual por su lado, con su pareja y con su estilo propio.  Varios de los discos de John, Paul, George y Ringo como solistas son excelentes, pero Los Beatles como grupo realmente son mejores que la suma de sus partes.  Por más que lanzaron obras interesantísimas, ningún disco como solistas es tan bueno como su trabajo en conjunto posterior a 1965. 

 John Lennon2

Obras de solistas antes de la separación
Antes de su separación, habían ya aparecido varios trabajos como solistas.  El primero fue George Harrison con su casi netamente instrumental “Wonderwall Music” de 1968, el mismo que es la banda sonora para la película del mismo nombre.  Crecientemente frustrado por su pequeño cupo de dos canciones en cada disco de Los Beatles, Harrison lanzó también “Electronic Sound” en 1969.  Harrison en efecto tenía un cupo de dos canciones por disco con “Revolver” como excepción ya que lleva 3 temas y en el “Álbum Blanco” tiene 4 excelentes canciones, pero por ser disco doble también cae en el cupo de dos canciones por disco. Si se trata de calidad por encima de cantidad, “Abbey Road” es el punto culminante de Harrison donde sus dos aportes, “Something” y “Here Comes The Sun” son, de acuerdo a muchos, las dos mejores canciones del disco. 

John Lennon utilizó el formato de disco para llevar un diario de su vida personal con Yoko Ono a través de los experimentales “Unfinished Music No.1 / Two Virgins” de 1968,  con su famosa portada donde posa desnudo junto a Yoko, y su secuela “Unfinished Music No 2 / Life With The Lions”, de 1969, que capta en portada a un triste Lennon sentado en el piso junto a la cama de hospital donde yace Yoko tras sufrir un aborto.   Cierran este periodo de discos el “Wedding Album” de 1969 y el disco en vivo “Live Peace in Toronto” de 1969 bajo el seudónimo de “The Plastic Ono Band”

Ringo lanzó en marzo de 1970 su disco “Sentimental Journey” con covers de canciones antiguas para, según él: “darle gusto a mi mamá”. 

De todos estos discos, tal vez el de Ringo es el mejor, ya que los de Lennon y Harrison son demasiado flojos y como que abusan un poco del hecho de que por ser Beatles podían lanzar un disco de lo que sea y aun venderlo con éxito.

Paul McCartney

Obras de solistas después de la separación
Seis días después de anunciar su separación de Los Beatles, Paul McCartney también lanzó su primer disco de solista, grabado casi en secreto en su granja de Escocia y titulado simplemente “McCartney”.  Este disco deja ver ya de alguna forma lo que sería la carrera solista de Paul: unas cuantas buenas melodías interpretadas por un genio musical, pero con un control de calidad un tanto permisivo y que sufre los efectos de no tener un Lennon que ponga algo de limón en las a veces demasiado sacarinas composiciones macartianas.  A pesar de la manera casera en que fue grabado, “McCartney” es un disco bastante agradable de escuchar.

Entre los años 1970 y 1975 los cuatro Ex Beatles tuvieron su etapa más prolífica e incluso Ringo empezó a sacar al menos un disco por año, más que nada dedicándose a hacer covers. 

La primera obra maestra post Beatle viene con el excelente (aunque un poquillo demasiado largo) “All Things Must Pass” (1970) de George Harrison.  ¡Un álbum triple!, pero que se entiende hasta cierto punto ya que George tenía represadas muchas canciones.  Este disco es bastante bueno, pero un alto porcentaje de su fama se debe a que contiene una de las 3 mejores canciones de los “Post Beatles”, la mítica “My Sweet Lord”, todo un himno para los hippies y los abundantes amantes de las filosofías orientales que habían en esos tiempos.

La segunda obra maestra vino con “Plastic Ono Band” (1970), donde John Lennon y la etérea Plastic Ono Band nos entregan una gran recopilación de canciones grabadas en una época en la que Lennon se había sometido a la terapia psicológica Primal Scream para exorcizarse un poco de su infancia de niño no muy querido por sus padres y que para colmo perdió a su madre cuando empezaban a retomar lazos.  Este disco tiene momentos sublimes y desgarradores y es una gran obra de arte. 

Un tercer buen disco de esta época es “Ram” de 1970, donde Paul McCartney lanza un producto mucho más cuidado desde el punto de vista musical, pero, como siempre, sus letras se quedan en lo banal. John Lennon había dicho años antes que estaba cansado de las canciones de “abuelitos” que hacía McCartney, y la crítica dio la razón a Lennon.

En 1971 Lennon lanzó su también importantísimo “Imagine” que contiene la “canción himno” que le da título al disco, así como el mejor solo de silbido de la historia en “Jealous Guy” (tal vez en competencia con la canción “Young Folks” del grupo sueco Peter, Bjorn & John) y varias canciones más que sirven para hacer pública la agenda política de Lennon, proclamar su amor por Yoko y ventilar los problemas legales que al momento los tres Beatles tenían con McCartney.

1971 también vio nacer dos cosas importantes: la banda Wings, de Paul y el primer concierto benéfico de la historia, organizado por George Harrison y Ravi Shankar para recaudar fondos para la hambruna en Bangladesh. La grabación de este concierto salió al mercado también en disco triple como “The Concert for Bangladesh” atribuido a “George Harrison and Friends”, dentro de los que estaban Bob Dylan, Ringo, Eric Clapton, Billy Preston y otros.

La década de los setentas es prolífica en discos de los cuatro ex Beatles, algunos de mejor calidad que otros. “Band On The Run” (1973) y “London Town” de Paul (con Wings) son de los mejores esfuerzos, sin embargo tras años de su separación, misteriosamente la calidad de la música de los ex Beatles empezó a decaer un poco. 

 George Harrison

Los ochentas y más allá
En 1980 y tras cinco años de retiro, John Lennon volvió al estudio con su bastante bueno “Double Fantasy”, el mismo que además de tener varias excelentes canciones como “Watching The Wheels”, “Woman”, “Starting Over” o “Beautiful Boy” tienen también varias canciones demasiado experimentales de parte de Yoko.  Este disco sin embargo tiene el triste encanto de ser la última obra de Lennon, ya que fue lanzado al mercado solo un mes antes de que el músico caiga mortalmente herido a la entrada de su apartamento en el Edificio Dakota, frente a Central Park.   

Los ochentas dejaron varios discos interesantes por parte de George Harrison como “Somewhere in England” (1980) y su inolvidable canción “All Those Years Ago”, o el álbum “Cloud Nine” (1987) y sus excelentes “When We Was Fab” y “Got My Mind Set On You”, que revivieron la carrera de Harrison y lo impulsaron para formar el super grupo “The Traveling Wilburys” junto con Bob Dylan, Roy Orbison, Tom Petty y Jeff Lynne. 

Paul McCartney tuvo también algunos aciertos con “Tug Of War” (1982) y “Flowers In The Dirt” (1989). 

George Harrison murió en el 2001 de cáncer de garganta, lo cual no es ninguna sorpresa si se ve que en el 90% de filmaciones este sale fumándose un tabaco. Al momento de su muerte estaba trabajando en un disco llamado “Brainswashed”, el mismo que fue terminado por su hijo Dhani y lanzado póstumamente en el 2002. Un excelente recuento de la vida de Harrison se puede ver en el extenso documental de Martin Scorsese “Living In The Material World” (2011)

Paul McCartney ha sido siempre el más trabajador de Los Beatles y ha continuado sacando discos que a todo el mundo le parece que podrían ser mejores, pero Paul parece tener la muy respetable opinión de preferir la cantidad sobre la calidad.

 Ringo también sigue activo y a la fecha su último disco es “Ringo 2012” (2012). Lo más importante es que Ringo trabaja a su propio ritmo, ya que en alguna entrevista cuenta “Cuando estábamos en Los Beatles, éramos famosos y teníamos dinero, por lo que solamente queríamos descansar y pasar la vida de una forma relajada.  Siempre que sonaba el teléfono, sabíamos que era Paul que nos quería poner a trabajar para hacer otro disco de Los Beatles” 

 Ringo Starr

Anuncios

5 pensamientos en “John, Paul, George y Ringo en sus etapas Post Beatles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s