Belle and Sebastian

Una visión contemporánea de la música, desde el punto de vista del artista que no quiere ser demasiado famoso.

”Pensé que sería divertido inventar una pareja ficticia de “hipsters” en Glasgow que creaba música, y es así que “Belle and Sebastian” surgió como un alter ego de nuestra banda.” Stuart Murdoch

Mejores Discos
Tigermilk (1996)

If You´re Feeling Sinister (1996)

The Boy With The Arab Strap (1998)

Dear Catastrophe Waitress (2003)

Belle And Sebastian es uno de los grupos más comentados de las últimas dos décadas. Desde su aparición, underground y tímida a mediados de los noventas, el grupo se convirtió en un favorito inmediato de los amantes del art pop y aficionados acérrimos a la música independiente. La agrupación escocesa ha experimentado uno de los fenómenos de popularidad más interesantes de los últimos tiempos, debido a su creciente inmersión en la cultura pop basada más que nada en la pura calidad de sus discos y a métodos que no utilizan la maquinaria de la industria discográfica masiva, sino a una exposición en medios alternativos y un “boca a boca” contemporáneo logrado gracias a las redes sociales.

Stuart Murdoch, fundador y principal compositor de Belle and Sebastian, pasó su niñez en Ayr, una pequeña ciudad ubicada en la costa occidental de Escocia. Cuando llegó el momento de ir a la Universidad, Stuart se mudó a Glasgow donde planeaba estudiar física, pero poco a poco su interés por la literatura y su aptitud por la escritura le fueron transportando hacia las letras. Es en medio de sus estudios universitarios cuando Stuart empezó a sentirse extremadamente agotado y al poco tiempo fue diagnosticado con Síndrome de Fatiga Crónica, lo que le imposibilitó seguir con sus estudios, trabajar o hacer cualquier otra actividad y tuvo que retirarse a la casa de sus padres para tratar de sobrellevar esta enfermedad que lo condenó por un tiempo a la postración y el aislamiento.

Es en este momento de debilidad física cuando Stuart, imposibilitado de salir de casa, comenzó a utilizar la única energía que tenía para ir desde su habitación hasta la sala donde estaba el piano y poco a poco, de manera casi sorprendente para el compositor, empezaron a gestarse sus primeras canciones de una forma casi terapéutica.
“¿Si te despojas de todo lo que tienes en la vida, qué te queda?, ¿Si te despojas de todos tus amigos y tienes que parar de escuchar toda tu música, por necesidad entonces qué te queda?, ¿Qué sale de ese vacío, que sale de ese silencio? – Stuart Murdoch

Tras tres años de enfermedad, reposo y aislamiento, Stuart se recuperó lo suficiente como para empezar a tener una vida cercana a lo normal y con su repertorio de composiciones bajo el brazo decidió unirse a un programa social para músicos desempleados llamado Beat Box, el mismo que ofrecía la oportunidad de usar un estudio de grabación, conocer a otros músicos y recibir una pequeña pensión. Es aquí donde conoció a Stuart David, con quien descubrió que tenía una gran afinidad musical y se juntaron para empezar a dar forma a los primeros esbozos de canciones. Stuart David no sabía tocar ningún instrumento, pero las canciones eran tan simples que no tuvo dificultad en agregarles las líneas de bajo. Murdoch por su parte tenía tan poca gente a quien le gustaban sus canciones que a pesar de que el aporte musical de Davis era mínimo, por lo menos tenía el consuelo de que había alguien a quien le interesaba su música.

Poco a poco las primeras canciones fueron tomando forma y más gente se fue uniendo al grupo que experimentaba casi todas las semanas con algún nombre diferente.
El nombre definitivo de Belle and Sebastian se dio cuando a Stuart Murdoch se le ocurrió canalizar sus canciones a través de un dueto ficticio compuesto por dos hermanos llamados “Belle and Sebastian”, nombre tomado de una novela de la escritora francesa Cécile Aubry.
Es en este momento que por coincidencia Stuart Murdoch conocio a Isobel Campbell (Belle para sus amigos) y entró a formar parte del grupo, a cargo del violonchelo y los coros.

Belle and Sebastian

En poco tiempo los integrantes de Belle and Sebastian tuvieron listas la mayoría de canciones para su álbum debut “Tigermilk”, el mismo que fue grabado por “Electric Honey”, la misma que no es una disquera sino un proyecto que los estudiantes de Negocios llevaban a cabo en Stow College de Glasgow. La primera impresión de “Tigermilk” fue hecha solamente en formato de vinilo y se ordenaron apenas 1000 copias, pero el disco poco a poco se fue haciendo popular a través de comentarios entre amigos y en los circuitos de música independientes del Reino Unido.

“En el lanzamiento de “Tigermilk” estuvieron invitados representantes de las grandes disqueras y las ofertas comenzaron a llegar. Sabíamos que podíamos obtener un adelanto de dinero muy grande de quienquiera, pero queríamos mantener el total control creativo sobre nuestra música y fuimos lo suficientemente sabios para rechazar las ofertas, porque el momento que aceptas dinero de una disquera, inmediatamente te empiezan a decir qué hacer, y sabía que eso no iba a funcionar con nuestra banda” – Stuart Murdoch

Tras la buena acogida de “Tigermilk”, Murdoch se tomó en serio el hobby y con la colaboración de 5 músicos más emprendieron el proyecto de grabar un segundo disco, esta vez con el apoyo de la disquera independiente “Jeepster Records” y en Noviembre de 1996 lanzaron el cada vez más mítico álbum “If You´re Feeling Sinister”, el mismo que es posiblemente el más conocido y aclamado del grupo hasta la fecha.

“If You´re Feeling Sinister” es en efecto uno de los discos más interesantes hechos a partir de los años 90´s y posiblemente se lo podría considerar como uno de los más influyentes de las últimas décadas. Con este disco pasa algo que solo acontece con los mejores trabajos de la historia, y es que no hay puntos bajos, solo una compilación de 10 canciones todas de gran calidad.
La música de Belle and Sebastian tiene varios atributos que la han convertido en un punto de referencia en la música contemporánea, pero quizás su mayor característica son las suaves melodías ejecutadas de manera muy simple y con la voz afable y tranquila de Stuart Murdoch.
En Febrero del 2013 la página web pitchfork.com lanzó un documental dedicado a “If You´re Feeling Sinister” dentro de una serie titulada “Pitchfork Classics” y el disco fue nombrado en la mayoría de listas de “Lo Mejor de 1996”. Con el pasar del tiempo, este trabajo se ha hecho aun más popular y ha pasado a formar listas de los mejores discos de los noventas, mejores discos de folk rock de todos los tiempos y mejores discos de los últimos veinte años.

El estilo de Belle and Sebastian puede ser descrito como música pop de aire onírico y relajado. Las composiciones de Stuart Murdoch tienen una sensibilidad lirica enorme y su letras mezclan el humor con lo trágico y ven la vida de una forma totalmente liberal y contemporánea. Esta conjunción entre música suave y letras inteligentes, junto con el desdén por la popularidad masiva es una de las características que han hecho de Belle and Sebastian uno de los grupos favoritos de la música indie.

A pesar de su éxito con la crítica, la banda nunca ha tenido una etapa de alta popularidad o un boom mediático, sino que más bien, desde 1996 se ha ido metiendo en el radar colectivo de una forma casi subversiva y basada en gran parte en las referencias personales o en los excelentes comentarios de la prensa especializada. No se puede decir que Belle and Sebastian son una banda extremadamente popular, pero sí son reconocidos como una de las bandas más interesantes y mejor evaluadas por los aficionados más recalcitrantes de la música.

Belle and Sebastian 4

En efecto, al grupo se lo ha apodado como “Los Smiths” de nuestra generación y se lo ha mencionado en algunas películas como “Alta Fidelidad” donde hay una escena en que Rob (John Cusack) está en su tienda de discos independientes y pregunta el nombre de la banda que canta la súper tranquila y sedante música que Dick (Todd Louiso) ha puesto como fondo musical.  (A propósito, la canción que suena en ese momento es “Seymour Stein” del álbum “The Boy With the Arab Strap”

En “500 días de Verano”, se menciona que la ultracool protagonista puso esta nota debajo de la foto de su anuario “…color my life with the chaos of trouble,,,” del disco “The Boy With the Arab Strap” y esto generó un crecimiento inusitado de las ventas del disco en esa ciudad. 

Además de los ejemplos anteriores, un par de canciones de Belle and Sebastian en la banda sonora de la moderna película de culto “Juno” confirman el status de la banda escocesa como una de las más reverenciadas por un pequeño y selecto grupo de la población que se diferencia del resto del público por su pasión por la música y por su conocimiento y adopción de las diferentes estéticas que vienen con la música independiente. 

Tras los dos primeros trabajos de 1996, vino el tercer álbum “The Boy With The Arab Strap” en 1998 y con él, además de una popularidad mayor, también vinieron las primeras críticas de parte de Pitchfork, quienes lo consideraron como una repetición algo cansona de su anterior trabajo. En efecto, parece ser que el encanto de Belle and Sebastian es de ser un grupo eternamente al margen de lo comercial, como si sus fans quisieran no compartirlos con nadie y mientras más desconocidos sean, mejor. Parecería ser que los aficionados a Belle and Sebastian se quisieran ver como una élite cultural y el momento que su grupo empiece a gustar a un público más general, los fans iniciales ya no sentirán que los representa. De esta forma, Belle and Sebastian parece destinado a ubicarse como un grupo apreciado solo entre un segmento de la población, pero jamás logrará ni querrá ser universalmente popular.

En el año 2000, lanzaron el nuevo trabajo “Fold Your Hands Boy, You Look Like a Peasant” el mismo que a pesar de tener críticas aceptable, no logró tener el nivel de aceptación ni la relevancia de los 3 trabajos anteriores. “Dear Catastrophe Waitress” lanzado en el 2003 retomó las buenas críticas y se ha convertido en otro favorito de los aficionados a la agrupación escocesa.

Con nuevos lanzamientos en el 2006 y 2010, Belle and Sebastian se mantienen en activo y si bien sus últimos discos no tienen la relevancia de sus clásicos iniciales, es siempre interesante escuchar sus canciones.

Anuncios

Un pensamiento en “Belle and Sebastian

  1. Pingback: Belle and Sebastian |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s