The Smiths

Música en tonos sepias dentro de una década fosforescente

“La música es como una droga, pero no hay centros de rehabilitación” – Morrissey

 

Nunca he tenido la intención de ser controversial, pero es muy fácil ser controversial en el ámbito de la música pop porque nadie lo es” – Morrissey

 

Cuando estoy en mi cama me pongo a pensar sobre la vida y sobre la muerte, pero ninguna de las dos me atrae” – Morrissey

 

Mejores Discos

Discos con material inédito:

The Smiths (1984)

The Queen is Dead (1986) 

Recopilaciones de secillos, lados “B” y versiones alternativas:

Hatful of Hallow (1984)

Louder Than Bombs (1987)

 

“Reel Around The Fountain”, la canción con la que empieza el auto titulado álbum debut de Los Smiths es posiblemente la mejor composición con la que un grupo ha empezado una carrera musical. La canción es poética, emotiva, la instrumentación es perfecta tanto en su ejecución como en la elección del sonido y la voz de Morrissey ya tiene ese timbre característico que lo haría famoso.

La agrupación con el nombre más común que pudieron pensar se formó en Manchester a principios de los ochentas, lanzaron su primer sencillo en 1983 y su primer larga duración “The Smiths” en 1984.

Johny Marr se encargaba de componer la música y de las letras se encargaba Stephen Patrick Morrissey (que solo quería ser llamado por su apellido, para asemejarse a sus ídolos literarios). Marr y Morrissey formaban la crema y nata de los Smiths hasta el punto que los dos miembros restantes, Andy Rourke en el bajo y Mike Joyce en la batería eran tratados prácticamente como músicos contratados que nunca influyeron en lo más mínimo en las decisiones del grupo e incluso es muy dificil ver una entrevista donde ellos den una opinión.

Morrissey entro a la música por la ventana de la literatura y porque la escena pop es la que más perspectivas le daba de volverse famoso. A este respecto, Morrissey parece haber seguido la máxima de Oscar Wilde, uno de sus escritores favoritos, quien dijo en su día “Quiero ser famoso, y si no puedo ser famoso, al menos quiero ser notorio” En efecto, Morrissey siempre buscó ser notorio, pero para conseguirlo tuvo dos grandes aliados:

1) Su talento para componer canciones con un tono literarios que es difícil de encontrar en el mundo del rock. A este respecto muchos artistas en años posteriores han señalado a Morrissey como el compositor más letrado de la historia del rock.

2) El segundo aliado de Morrissey para hacerse famoso fue su dupla creativa en los Smiths, el guitarrista Johnny Marr, quien tuvo originalmente la idea de formar un grupo. Marr por su parte es un guitarrista que ha cosechado numerosos elogios por su depurada técnica con la guitarra y su estilo que, sin ser ostentoso, logra dar a las canciones un sonido adecuado, completo, que llena los tiempos con suficientes notas y que sabe también dónde dejar silencios. Con Marr a cargo de la parte musical, Morrissey podía dedicarse por completo a pulir las letras de la mejor forma posible. 

Morrissey siempre busco la notoriedad, desde su adolescencia, cuando escribía frecuentemente a las revistas musicales inglesas para mostrar su opinión sobre diferentes temas. Desde estos días, sus opiniones eran fuertes y acometía con lengua (o pluma) viperina a quienes lo contradecían. Esta característica de Morrissey se ha mantenido durante toda su vida, tanto en la etapa con Los Smiths como en su carrera de solista y es algo que eventualmente lo ha aislado. Morrissey fue siempre un agudo opositor de la realeza, el gobierno de Margaret Thatcher y todas las figuras de autoridad con las que se encontró.

Durante su vida, Morrissey ha opinado con desprecio sobre muchos aspectos de la sociedad en la que le tocó vivir. Frecuentemente se refugió en la lectura, la música y películas antiguas, todo esto desde dentro de su habitación, de la cuál salía poco y la prefería siempre lo más oscura y alejada del mundo como fuese posible, para desde allí, por medio de sus escritos, arremeter contra todo lo que no estaba de acuerdo con su propia opinión.

Es precisamente hasta esa casa donde Johnny Marr llegó una tarde de 1982 a tocar la puerta con la propuesta de formar un grupo musical y allí mismo nació la mayor sociedad compositiva inglesa desde Lennon & McCartney. Johnny Marr por su parte era un chico desenvuelto, que había aprendido a tocar la guitarra con maestría, trabajaba en una tienda de ropa vintage y además jugaba tan bien al fútbol que le habían propuesto probar para las inferiores del Manchester City.

La dupla comenzó a trabajar con Marr proponiendo tonadas en guitarra y Morrissey con la tarea de añadir las letras. Esta forma de trabajo se mantuvo casi en todas las canciones de Los Smiths hasta su separación.

Al hablar de Los Smiths es vital reconocer que su popularidad y eventual estatus de grupo de culto se debe no solo a su música sino también a la imagen y valores que Morrissey proyectaba. Su sexualidad siempre fue motivo de interés, ya que insinuaba ser gay, pero autoproclamaba su celibato y se proyectaba como una persona vulnerable, incapaz de adoptar actitudes de “macho”. Apoyaba el vegetarianismo, pasaba de las drogas o el alcohol, esperaba que sus compañeros de grupo y seguidores tengan interés por la literatura y las artes, sus declaraciones tenían un tinte político donde ensalzaba al norte de Inglaterra en oposición a Londres, etc, etc.

Al poco tiempo de comenzar su sociedad, Marr y Morrissey lograron atraer la atención de la gente indicada como para debutar con un sencillo y tras el relativo éxito de este y el respaldo de un DJ tan importante como John Peel, se les ofreció la posibilidad de grabar un disco de larga duración, el auto titulado “The Smiths”

En este álbum “The Smiths” de 1984, el grupo ya suena como que ha alcanzado su madurez y contiene canciones que podrían contarse como las mejores de su catálogo, como “The Hand That Rocks The Craddle” o “Suffer Little Children”.

Los Smiths, de izquierda a derecha: Johnny Marr, Andy Rourke, Morrissey y Mike Joyce

Los Smiths, de izquierda a derecha: Johnny Marr, Andy Rourke, Morrissey y Mike Joyce

Los discos de los Smiths pecan un poco de ser algo difusos en su idea musical y por lo general fallan a la hora de generar una atmósfera consistente durante todo el álbum. Por esta razón, es muy divertido hacer listas de grandes éxitos de los Smiths, ya que se puede separar las obras maestras de las canciones menos atractivas y los resultados son excelentes.

Si bien Los Smiths nunca fueron un grupo extremadamente popular en cuanto a ventas de discos, sus admiradores los adoraba hasta el punto de imitar cada uno de sus gestos y actitudes. En uno de sus primeros conciertos, cuando Morrissey notó que el club “La Haçienda” (La “Ç” es una falta ortográfica en el letrero original del club mancuniano) era increíblemente oscuro y gris, trajo un cargamento de flores para adornar el escenario bajo su máxima que “las flores son tan importantes como el sistema de sonido”. A partir de allí los aficionados llegarían con ramos de flores para lanzarlos al escenario durante el concierto. La forma de vestir, el corte de pelo, incluso pequeños detalles como un aparato de ayuda para la audición de los que se ponen detrás de la oreja, que Morrissey utilizó en alguna ocasión, fueron adoptados por sus aficionados más fieles.

 Los Smiths se caracterizaron por lanzar muchos discos sencillos de 45 rpm y por lanzar recopilaciones en larga duración por lo que su discografía resulta un poco difícil de tratar de forma cronológica.

Su segundo larga duración, “Meat is Murder” de 1985 tuvo críticas tibias y salvo “How Soon Is Now” no contiene ninguna de las canciones más populares del grupo. En 1986 lanzaron el que con el tiempo se ha convertido en su disco más apreciado “The Queen Is Dead”, obra que no solo logró una aprobación unánime de la crítica sino que se ha convertido en uno de los clásicos del rock, llegando a estar en los primeros lugares de las listas de mejores discos de todos los tiempos, mejores discos de los ochentas o mejores discos ingleses. Dentro de “The Queen Is Dead” encontramos algunas de las más célebres canciones de Los Smiths y es el disco que más se acerca a guardar una calidad consistente durante sus 37 minutos de duración.

The Smiths en la época de su disco "The Queen is Dead"

The Smiths en la época de su disco “The Queen is Dead”

Tras “The Queen Is Dead” siguió el álbum “Strangeways, Here We Come” de 1987 que no logró el mismo aprecio que su predecesor, demuestra ya un poco el agotamiento del concepto de Los Smiths y saca a relucir las tensiones del grupo.

Incluso antes del lanzamiento de “Strangeways, Here We Come” Los Smiths se habían separado cuando Marr abandonó el grupo indicando que no podía expresarse de una forma artísticamente libre. A pesar que los tres miembros restantes lo intentaron remplazar, esto no dio resultado y poco después Morrissey también abandonó el grupo. Años después Joyce y Rourke enjuiciaron a Morrissey y Marr por haberles pagado muy poco y reclamaron una indemnización, cuyo proceso legal tardó años en ser resuelto a favor de los demandantes.

En su vida “Post Smiths”, Johnny Marr ha colaborado con varios artistas, como Oasis, Modest Mouse o New Order y hoy por hoy es uno de los guitarristas más venerados de Inglaterra, aparte de ser un respetado productor musical. Morrissey ha continuado su carrera de solista con discos de desigual calidad, dentro de los cuáles hay sin duda unas cuantas excelentes canciones. Su imagen y carisma siguen atrayendo grandes cantidades de aficionados a sus conciertos. Rourke y Joyce también han tenido proyectos, pero los mismos no han sido de gran difusión.

Los Smiths tuvieron una carrera corta pero totalmente determinante al punto de que en el año 2004, una encuesta llevada a cabo por la revista NME (New Musical Express) dio a conocer que los principales artistas ingleses de ese momento consideraban a The Smiths como el grupo que más los había influenciado. Esto tomó por sorpresa a todo el mundo, ya que generalmente esa distinción había quedado siempre en las manos de Los Beatles, y a pesar de que casi siempre el cuarteto de Liverpool se lleva los laureles de ser la banda más influyente de la historia, Los Smiths siempre están muy alto en esa lista. Vale decir que la banda de Manchester fue inicialmente bastante más popular en las islas británicas que en los Estados Unidos, a pesar de que hoy en día, Morrissey, como solista, cuenta con su mayor base de fans en los Estados Unidos, y como caso curioso, una gran parte de sus aficionados más recalcitrantes en ese país son de origen latinoamericano.  Al respecto de esto Morrissey ha declarado: “No estoy seguro del porqué de esta popularidad.  Tengo entendido que en América Latina tienen una larga tradición de cantantes melódicos y yo podría calificar dentro de este estilo”   

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s